Como se suele decir: para todo en esta vida hay una edad. Normalmente a los veinte conoces a gente, sales todos los fines de semana e incluso días entre semana, vas de empalme a clase o al trabajo y haces locuras porque, como mucho se preguntan de forma retórica: Si no lo haces en ese momento, ¿cuándo lo vas a hacer? Por otro lado, los treinta son esa época en la comienzas a asentar la cabeza y en la que te das cuenta de que quedarte un fin de semana en casa sin salir no sienta tan mal. Cuando pasas los veintinueve las resacas no son como antes, y es que los efectos de una juerga puede que se prolonguen hasta el miércoles.

Tras los treinta llegan los temidos cuarenta, un momento que muchos temen. Pero, aunque eso de cuarentón suena muy mal, cuando perteneces a este club las opiniones del resto empiezan a importante menos.

Los cuarenta son el comienzo de una nueva etapa en la que todo se ve de una forma más madura y experta. Aunque algunos piensan que la sensación de madurez y plenitud se alcanza cuando soplas cincuenta velas. Con esta nueva década llega el momento en el que miras atrás y piensas en tu futuro, tu seguridad y bienestar. Te empiezas a preocupar por tu futura pensión e incluso te planteas la idea de disfrutar en una casita con vistas al mar.

Sí, aquí no acaba la cosa. Hay vida más allá de los cincuenta: ¡los 60! A veces los sexagenarios son los nuevos veinteañeros, y es que tras la jubilación y la consiguiente calma que llega a sus vidas, experimentan lo que hace años: una sensación de querer disfrutar (de nuevo), conocer paisajes y ciudades que no han tenido la oportunidad de descubrir y planear escapadas y actividades que les hagan sentir más activos que nunca…

Después de este breve e intenso resumen sobre lo que es la vida de una persona y lo que sucede cuando cumple años, desde Peter Fun nos preguntamos: ¿y si todo lo anterior son simples clichés y prejuicios sociales que hemos adquirido a lo largo de nuestra vida? ¿Y si cuando tengamos 50 años seguimos teniendo las mismas ganas de disfrutar y sentir nuevas sensaciones? ¿Y si al cumplir los cuarenta volviéramos a estudiar en la universidad y conocer a gente? Deja de hacerte preguntas, en Peter Fun tienes todas las respuestas que necesitas. En nuestro campamento todos son bienvenidos, da igual la edad que tengas (si eres menor de edad, tendrás que esperar unos añitos, lo sentimos). Aquí cada uno encontrará un plan de actividades que hará que sienta que este era el verano que estabas buscando desde hacía tiempo.

Olvídate de qué debes hacer y empieza a pensar en qué quieres hacer. Deja de lado tu edad, tu trabajo y lo que se supone que debes hacer. ¡En el País de Nunca Jamás no hay reglas!